20 nov. 2010

El rey de los sentimientos





¿Qué es el amor? ¿Cuántas veces te lo has preguntado? Para los psicólogos nosotros cuando vemos a una persona y decimos "ella/él me gusta" no tenemos ni la mas pálida idea de porque nos gusta, pero cuando se tratan de afirmaciones del porque "me gusta" lo único que podemos decir es "la estructura de mi cerebro reacciona frente a situaciones de una determinada manera". Nietzsche afirma que lo que recibimos son señales que son interpretadas por nuestro cerebro. La combinación de dichas señales producen un sentimiento o una reacción en nuestro razonamiento o en la personalidad, y es cuando sale el amor. Sin embargo, para muchos otros el amor está en la fe y la religión, en Dios; otros creen en un amor espiritual y artístico e incluso un amor tántrico. Pero sea como sea el sentimiento que exploramos, no hay duda que el amor es encontrar en la felicidad de otro tu propia felicidad; es mirar en la misma dirección que el otro.


En la cultura griega los dioses distinguian varias formas de amar: Eros el amor pasional, sexual y duradero, Philia el amor virtuoso desapasionado, Storge es un efecto natural como el amor de los padres hacia los hijos, Xenia la hospitalidad y Afrodita, la más conocida como diosa de la lujuria, la prostitución y la belleza. Así pues, el amor puede tener varios conceptos según como lo sentimos, pero todos llegan al fondo de nosotros y cuando lo perdemos sentimos que nos han vaciado, el tiempo te ayuda a coser esa herida e intentamos sobrevivir y buscar lo mejor de otras personas para sentirnos llenos de sentimientos y buenos recuerdos.


El amar como verbo que utilizamos para expresar un buen sentimiento hacia una madre, una amiga, un hermano, una pareja, incluso un animal. El amor es hacer sentir a quien está a nuestro lado, el más valorado, el principe o princesa del cuento de su vida, el héroe de su histori; conseguir que su sonrisa perdure por siempre sobre su rostro, poner tu brazo para amortiguar sus caida, apoyarle a cumplir sus sueños, contemplar la belleza de sus defectos, conseguir que su autoestima libere la alegria de vivir para poder ejercer su vida laboral con fuerzas y afrontar sus problemas dia a dia. Amar es comprender, ser fiel, apreciar, desear, tener voluntad, dibujar un cuerpo con los ojos cerrados, escuchar los latidos de un corazón desde lejos, sentir su espíritu a tu lado sin la presencia de nadie.


Amar es querer la felicidad de la otra persona por encima de todo, con uno mismo y sin nosotros, aquí y en cualquier sitio, cerca o lejos en la distancia. Amar es sinceridad, es expresar un sentimiento con tus actos, es escribir, es pintar con el corazon en la mano, es fotografiar con un sentieminto a flor de piel; el amor es uno de los artes de la vida, pues como afirmó Voltaire: "Hay que saber que no existe país sobre la tierra donde el amor no haya convertido a los amantes en poetas."

3 comentarios:

  1. Me ha encantado, sobre todo el último párrafo; "Amar es querer la felicidad de la otra persona por encima de todo, con uno mismo y sin nosotros" eso mismo convierte el amor muchas veces en algo sumamente triste, pero bello; renunciar a alguien conformándonos con una felicidad que no es la nuestra muchas veces... Y qué triste, pero qué genial que entre toda la basura con la que hemos llenado el mundo aún prevalezcan cosas como ésta.

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy algo así como un poco de acuerdo con los griegos, pero para mi, falta una divinidad que es el padre de todos ellos. (Por otro lado, es normal que los griegos no la vieran a esta divinidad, es lo mismo que nos pasa a nosotros hoy todavía...)

    Para mi el amor se puede manifestar a nivel humano en diferentes formas que nuestro ser puede procesar conscientemente y que de una forma un poco primitiva reconoce como "distintas unas de otras". Pero en su base, en su naturaleza, el amor es uno solo. Es... como la materia prima, como a base de la pizza. Ahí despues va a depender de los ingredientes que lleve encima, te dará una cuatro estaciones o una tropical.

    Si realmente el amor existe, a nivel extrafísico y se manifiesta en nosotros, a nivel físico a traves de nuestro sistema nervioso... debe ser sin duda un "algo" único y siempre igual. Es algo por encima del deseo (que sería solo unos ingredientes posibles de la pizza), yo diría que muy alejado incluso, como tú dices se puede bien amar a un hijo o una piedra.

    Yo diría más, el amor se recibe en mayor proporción que se da/emite. Porque tú solo puedes dar/emitir el amor de ti mismo, pero puedes recibir el de infinidad de cosas. (nota: y esto no es cierto, pero es sólo para que te ayude a ver mi idea).

    La gente amenudo habla de las personas que ama y de las cosas que ama, "yo tengo mucho amor para dar", "yo siento amor por muchas cosas" o "amo la música"; y se habla de las personas que me aman, "mi madre", "mi novia".... pero no se habla nunca de las cosas que me aman, "muchas cosas me aman" o "la música me ama" porque en verdad, se tiene la falsa idea, que el amor y por ende el amar es solo cosa de humanos y hacia afuera.

    ¿Que tal esa idea tan antropocéntrica?! jajaj, estos humanos... nunca cambiaran ; )

    Esto pasa porque no se comprende la verdadera naturaleza del amor

    El amor también es una cosa hacia adentro, algo que se recibe, y si se recibe es porque hay un emisor, alguien (persona, pues entendemos la acción de "dar" como inherente a la voluntad y a la subjetividad por tanto)/o algo que lo produce o emite . Y sí, ese algo puede ser inanimado, inherte o incluso invisible.

    Otra cosa es que lo recibamos de forma consciente o no. Creeme, recibimos cantidades inmensas de amor todos los días, pero para que entiendas mejor lo que pasa con todo eso y donde va a parar, te recomiendo que te bajes a cancion de Bjork "All is ful of love".

    Así es muy común decir que tal persona me ama, pero inpensable decir que tal piedra me ama.
    .
    .
    .
    FALSO.

    Entonces, cuando decimos que amamos la naturaleza, el universo, a una persona o a una piedra... imagínate, es todo un intercambio.
    Es mucho más complicado de lo que parece, (¡y ya parece compicado!). Es algo tan amplio, que el cerebro ha tenido que procesarlo de esa forma, seccionarlo, en lser os "diferentes tipos de amor". Porque si comprendieramos la verdadera naturaleza del amor nos volveríamos locos. Yo sinceramente pienso que no estamos preparados. Pero, de todas formas, para mi, si queremos comenzar a ser responsables y a entender algo tenemos que empezar por abandonar de esa idea antropocéntrica de que el amor es un asunto de humanos y hacia afuera...

    un besito niña

    ResponderEliminar