10 mar. 2011

Inhibir-se

Te propongo un sueño, miento
Te digo que te quiero, lo siento,
Pero mis palabras son insignificantes
Al lado de este corazón inalcanzable.

Y te vas, yo no soy quien para pararte
Sin embargo, los gritos aquí dentro son pesados,
Es tan raro ser arrastrado,
Cuando sabes que tu vida sigue viva entre tus propios brazos.

Podría sonreír por lo que tengo, dentro, muy en el fondo,
Son sollozos y risas, es muy tarde
Para despertar entre el amanecer y tus recuerdos.

Olvido, que bonito nombre, y sigo
Haciendo lo posible por borrar,
Y puedo dejar de pensar, justo en este instante.

Lo hicimos, vuelvo a empezar
Mi vida es mejor si no estás,
Eléctricas las vértices e ilusiones de cristal,
Pero persisto, aun sabiendo,
Casi a tientas, que todo perece en el tiempo,
Que todo se guarda …

No hay comentarios:

Publicar un comentario