23 sept. 2011

Se esfuman

Puede que los recuerdos se queden en la caja de zapatos escondida entre los trastos de la azotea y que salgan cuando quieren y como quieren. Un recuerdo cada vez es de una forma, distintos ángulos, distinto tacto, distintas definiciones. Hoy mis recuerdos de ayer no son los mismos que pensados después de sucedidos.
¿Cuándo un recuerdo empieza a transformarse? Todo cambia, cambian los pensamientos, las opiniones y las críticas; agarrándote a nuevas espectativas desconocidas. Recuerdo los sentimientos y las sensaciones porque constantemente aparecen, pero se esfuman los recuerdos de las caras, de las voces, de las acciones; se recuerdan cuando vuelven delante de ti.
¿Cuándo muere un recuerdo? Dicen que olvidamos lo que no obtiene la atención que se merece, dejamos de motivarnos por cosas que pasaron porque no nos aportan nada más, olvidamos aquello que nos hace daño y a veces, nos olvidamos de olvidar muchas otras cosas. Olvidamos las cosas a corto plazo y aquello que una vez retuvimos a largo plazo vuelve cuando menos lo esperas.
Recuerdo siempre lo que siento, pero olvido las visiones, quizás lo bello es verdad que está en el interior, que es energía.


"Nunca te olvidaré" (Nunca olvidaré lo que una vez me hiciste sentir)

No hay comentarios:

Publicar un comentario