29 dic. 2011

Perdí unas cuantas veces el autobús


Los autobuses pasan cada 15 minutos, pero tu autobús nunca sabes cuando llega. No sé cuantos autobuses perdí ni cuantos dejé pasar porque no eran para mí, sólo sé que me he subido a uno que me hace sentir viva. Es un mundo paralelo al planeta tierra, en él puedo ser yo misma, sonrío y vuelvo a empezar otra vez el camino que he elegido; es el autobús que estaba esperando. A veces las carreteras están cortadas o se detienen los vehículos ante un atasco, pero siempre queda la esperanza y la ilusión por seguir hacia delante.

El autobús lleva la letra "A", está la amistad, la familia y "ella", no sabemos dónde estará nuestra parada porque sacamos un billete de ida, pero la vuelta no nos importa lo más mínimo. Cuando llega la parada nos perdemos, aprendemos del mundo que nos espera en ella, cada parada supone unas consecuencias y un proceso de aceptación; y con paciencia hay que esperar otra vez que llegue el siguiente autobús.

Cada 15 minutos uno al destino de trabajo y cuando menos te lo esperas uno a ningún lugar y a veces al lugar dónde soñabas.


No hay comentarios:

Publicar un comentario