7 oct. 2012

Un día llegas a casa...


Intentas esconderte en todo lo que tienes que hacer, pero lo que sientes está ahí, dentro de ti aunque no quieras saberlo porque te hace derramar lágrimas. Escondes lo más fuerte para que no se interponga en ese camino donde tienes que estar al pie del cañón. Pero un día recuerdas los momentos que has pasado y todos los que echas de menos y te das cuenta de que después de tus errores ha valido la pena perdonarse y luchar por ser cada vez mejor, entiendes que ha sido una guerra ganada porque has aprendido a querer, a quererte. Entiendes que cuando se aleja, tú, no eres más que alguien que sigue un camino porque con ella todo tiene otro sentido. Un día llegas a casa y ves que nada es como antes que el tiempo pasa y tu vida junto a él, escuchas tu corazón y sientes, sientes, sientes, sientes...y eso nunca desaparece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario